Gracias a la remoción de escombros con la maquinaria fue posible llegar a la base de las viviendas -se calcula que son 125-, lo cual era considerado un logro para las cuadrillas de rescate en busca de víctimas. El trabajo se hace con 13 excavadoras, 10 retroexcavadoras, tres cargadores frontales, seis minicargadores y un tractor.

Uno de los rescatistas dijo que la labor fue ardua pues debieron remover 60 metros de tierra que cayó sobre las casas, pero luego vendría la tarea más díficil: encontrar cadáveres de víctimas de todas las edades.

La cifra de fallecidos va en aumento constantemente. Las cuadrillas han rescatado hasta seis cadáveres en un mismo punto, incluidos niños. La cifra de desaparecidos se sitúa en 300 y aún hay personas en lo alto de la corona del cerro que se resisten a evacuar.

Alejandro Maldonado, secretario de Conred, dijo en la conferencia de prensa que se ha buscado la intervención de la Procuraduría de Derechos Humanos para que dialogue con las familias y que estas comprendan el riesgo que corren.

Agregó que la declaratoria de un estado de emergencia no podría permitir el desalojo por la fuerza, por lo que quedan a la espera que los afectados lo hagan por sí mismos.

El funcionario explicó que no son rígidas las 72 horas posteriores al momento del desastre, que según estándares internacionales es el plazo para encontrar con vida a personas. Agregó que la instrucción presidencial es continuar hasta donde sea posible, pero hay factores que pueden impedir la labor, como el clima y la seguridad de los rescatistas. La jornada de hoy terminó a las 17.30 horas.

La esperanza de encontrar víctimas con vida no se desvanece, sin embargo el Ministerio de Salud solicita la donación de ataúdes, pues los que cuentan podrían no darse a basto para atender la emergencia.

0 comments:

Post a Comment

 
Top